Del 9 de mayo al 3 de junio, en Clínica Dental Naturdent te hacemos una revisión gratuita si tienes diabetes. ¡Tu salud bucodental nos importa!

Desde Clínica Dental Naturdent nos sumamos a la campaña de «Salud Oral y Diabetes» impulsada por el Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomátologos y la Fundación Dental Española y, desde el 9 de mayo al 3 de junio, realizamos revisiones gratuitas a toda aquella persona que tenga diabetes. ¿El motivo? Simple y llanamente porque la salud bucal de una persona con diabetes es esencial ya que esta puede verse afectada por la propia enfermedad.

#BocaSanaEnLaDiabetes, la campaña «Salud Oral y Diabetes”

Por todas las consecuencias que la diabetes tiene en la salud bucodental, desde Clínica Dental Naturdent de Mario Caicedo hemos decidido sumarnos a esta campaña y, hasta el 3 de junio, con la ayuda de nuestros especialistas, realizaremos revisiones completas, que constan de una serie radiográfica y diagnóstico gratuito.

Nuestro objetivo es ayudar a los pacientes diabéticos  a mantener su boca sana así que, si te interesa, puedes consultarnos más detalles y concertar tu cita en el teléfono 📞 948383007.

¿Por qué la diabetes afecta tanto a la boca?

Simplificando, cuando tienes diabetes cuentas con alto nivel de azúcar en la sangre, un factor que puede acarrear daños en todo el cuerpo, incluida la boca. La diabetes es un trastorno metabólico caracterizado por la presencia de hiperglucemia crónica acompañada de alteraciones en el metabolismo. Este trastorno acarrea una serie de manifestaciones orales que, sin duda, nos alertan de que debemos cuidar nuestra boca.

¿Cuáles son los riesgos de la diabetes en la boca?

  • Boca seca: cuando padeces diabetes, tienes tendencia a producir menos saliva, lo que deriva en xerostomía o sequedad de boca. Al no contar con el poder hidratador de la saliva, los pacientes con diabetes tienen más posibilidades de sufrir patologías como, por ejemplo, caries o aftas, aparte de los inconvenientes de tener la lengua seca y áspera, dolor en la boca, dificultad para masticar o hablar, labios cuarteados e incluso llagas en la boca.
  • Caries: tus dientes deberán soportar mayor cantidad de azúcares, lo que generará más ácidos perjudiciales, con la consecuente aparición de caries, si no los proteges bien.
  • Aftas: la candidiasis oral es muy frecuente en las personas con diabetes. En ocasiones, se manifiesta con pequeñas ronchas blancas o rojas que pueden llegar a ser muy dolorosas.
  • Enfermedades periodontales como gingivitis o periodontitis: ten en cuenta que, con diabetes, las enfermedades de las encías ocurren con más frecuencia y, además, son más graves y más duraderas. La causa se encuentra en que la diabetes mina tu capacidad de tener a raya las bacterias y tu resistencia a las infecciones. Esta defensa más débil provoca que tus encías se encuentren en situación de riesgo, ya que tendrás más tendencia a producir sarro. La placa y el sarro tienden a acumularse en los dientes, solidificarse y dañar las encías. Por ello, de nuevo, es esencial extremar la higiene dental para evitar que el sarro se endurezca y afecte a las encías. Además, si este proceso avanza, las encías no solo estarán hinchadas y sangrarán fácilmente, sino que la situación  desembocará en periodontitis, una afección que provoca que el tejido de las encías, e incluso el hueso, se debiliten de tal forma que los dientes queden sin apenas sujeción e incluso puedan llegar a caerse.
  • Síndrome de la boca ardiente: se traduce en una sensación de quemazón en la boca muy desagradable y, por desgracia, frecuente cuando se tiene diabetes.

 

¿Qué puedo hacer para cuidar mi boca si tengo diabetes?

Además, por supuesto, de seguir el tratamiento frente a la diabetes y controlar tu nivel de azúcar en sangre, es muy necesario que extremes la higiene bucodental: Para ayudar a prevenir el daño en los dientes y las encías, toma el cuidado dental y de la diabetes con seriedad:

  • Cepíllate los dientes siempre que comas, al levantarte y al acostarte: hazlo con el cepillo dental que quieras (manual, eléctrico, sónico…), pero asegúrate de que tanto el cepillo como el cepillado sea suave para no dañar tus encías. Utiliza una buena pasta dental que contenga flúor y recuerda limpiar también la lengua. Por supuesto, cambia el cepillo dental cada tres meses o en el instante que detectes que las cerdas están desgastadas, ya que si no, no será eficaz en la retirada de la placa.
  • Utiliza hilo o seda dental a diario: te ayudará a evitar la consolidación del sarro y la placa y, con ello, impedir o retrasar la aparición de enfermedades periodontales. Recuerda siempre utilizar trocitos de seda limpios al pasar de un diente a otro.
  • Si utilizas dentaduras postizas o aparatos dentales, mantenlos extremadamente limpios.
  • Hidrátate bien y procura respirar siempre por la nariz. Incluso cuando duermes.
  • Observa tus dientes y encías: estate alerta y, ante cualquier síntoma anómalo, como sangrado frecuente o inflamaciones, comunícalo.
  • No te despistes y acude a tu dentista de manera regular: si en situaciones normales aconsejamos realizar una visita de control al año, en el caso de quienes padecen diabetes recomendamos que sean al menos dos veces al año. Tu dentista podrá hacerte un seguimiento exhaustivo y detectar tempranamente cualquier indicio de que algo no va bien. Por supuesto, debes informarle de que padeces diabetes y, si es necesario, compartir con él o ella las pruebas diagnósticas.
  • Realiza limpiezas frecuentes en tu dentista: te ayudarán a tener una boca sana y perfecta… algo esencial si tienes diabetes.
  • Evita tomar alimentos que dañen tus dientes, cafeína, alcohol y tabaco: si tuviéramos que poner el acento en algo, te insistiríamos en que no fumes. Si fumar es un hábito negativo para cualquier persona, lo es más para quienes sufren diabetes ya que multiplica las posibilidades de que la diabetes vaya a más y repercuta en distintas partes del organismo. Por ello, a ser posible, nada de tabaco. Si fumas, pide ayuda para dejarlo.
  • Aliméntate de forma saludable y de forma acorde a la enfermedad que tienes: una nutrición adecuada es siempre beneficiosa.

En resumen, piensa en tu boca, cuida tu salud. Si tienes diabetes, cuídate. Merecerá la pena. ¡Y aprovecha la ocasión! Hasta el 3 de junio, pide tu cita con nosotros y realizaremos una revisión gratuita de tu boca y dientes. Te esperamos.